Search

Verso del dia

Lucas 8:28-29

28 Al ver a Jesús, gritó y cayó delante de El, y dijo en alta voz: ¿Qué tengo yo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes. 29 Porque El mandaba al espíritu inmundo que saliera del hombre, pues muchas veces se había apoderado de él, y estaba atado con cadenas y grillos y bajo guardia; a pesar de todo rompía las ataduras y era impelido por el demonio a los desiertos.…


Pensamientos del verso

Desde el momento en que el endemoniado se enfrenta por primera vez a Jesús, todo el episodio nos invita a considerar lo que Jesús tiene que ver con las fuerzas que nos ocupan y controlan.


Esta forma de leer no niega la posibilidad de posesión de demonios ni disminuye la curación milagrosa. En cambio, nos desafía a pensar más ampliamente en la soberanía de Jesús sobre los poderes que destruyen la vida humana.


¿Cuántas personas en nuestro mundo están atormentadas por un pasado traumático y torturadas por los recuerdos? ¿Cuántos viven sin refugio y están mal vestidos debido a las fuerzas sociales y económicas que no pueden superar, por mucho que luchen? ¿Cuántos son encarcelados, considerados apenas humanos, excluidos, expulsados? ¿Cuántos son esclavizados por adicciones que ya no saben dónde termina la adicción y comienzan sus propios ser? ¿Cuando personaje de la autoridad del gobierno separa miembros de sus familias, negándoles la oportunidad de buscar mejores vidas? ¿Dónde los ejércitos o narcotraficantes siguen brutalizando comunidades enteras y las mantienen cautivas al miedo?


Jesús viene a desafiar y expulsar todo poder que nos impide vivir plena y libremente como seres humanos creados a imagen de Dios. Jesús reclama la soberanía no sólo sobre nuestras almas, sino sobre nuestras vidas aquí en la tierra. Muchos de nosotros se resisten a esa noticia, encontrando la liberación de Legion demasiado aterradora, demasiado exigente, demasiado costosa. Pero aquellos a quienes Jesús ha sanado y liberado saben que su amor liberador es ciertamente una buena noticia, el evangelio que nos manda proclamar por todas nuestras ciudades y pueblos. Todavía hoy Dios está obrando en Jesús, trayendo el reino de Dios a la tierra, como lo es en el cielo.


Oración

Señor, ayúdame a no apoyarme en mi propio entendimiento, sino en todo reconocerte para que puedas dirigir mis palabras, pensamientos y acciones. En el nombre de Jesús, Amén.


12 views1 comment

Recent Posts

See All

Fe

Kenneth E. Hagin Sr. - "Alimenta tu fe y mata de hambre tus dudas